lunes, 14 de octubre de 2013

Cap.130: “El viendo de Londres nos trajo un nuevo compañero de viaje” 4/4


Ryan me miro, y sus ojos ahora brillaban de manera tierna mientras una sonrisa de costado, algo tímida, aparecía en su rostro.

Ryan: Sabes que siempre estaré aquí cuando quieras escapar del mundo.-Dijo serio, pero sin perder esa alegría natural en el-

-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.--..-.-.-.-.-.-.-.-.-.--..-.-.-.-.-.-.-.-.--..-.-.-.-.-
[Mientras tu sepas quién eres y hacia dónde vas, no le des importancia a lo que digan los demás] Horas después… Tu: ¿Y que ibas ha hacer esta noche antes de que este ángel cayera del cielo? –Pregunte- Ryan y yo estábamos sentados en el sofá del living, una pequeña llovizna se había desatado afuera. mi maleta seguía a un costado de la escalera y aunque ya eran al rededor de las dos y media de la madrugada ninguno de los dos tenia sueño, Haci que solo hablábamos mientras cada uno sostenía en sus manos un refresco. Por suerte ya le había enviado un mensaje a Robert y Justin, no les había dicho donde estaba, pero si les dije que estaba bien. Ninguno respondió, Haci que supongo que estarán durmiendo. Ryan: -Se hundió de hombros- Iba a ir a una fiesta.-sonrío- Mama me prohibió hacer fiestas… no ir a ellas… Tu: Si la montaña no va a mahoma…. Ryan: mahoma va a la montaña…-completo mientras yo asentía y le daba otro sorbo a mi Pepsi- Tu: ósea…que yo arruine tu noche. –Negó con la cabeza mientras fruncía el ceño- Ryan: claro que no, estar aquí con mi prima es mas importante que esa fiesta.-dijo y yo le sonreí- además, no iba a ser muy divertida, el idiota de chaz no quiso ir. Chaz no había oído de el desde que cait me contó que la engaño con su vecina. Sinceramente estaba un poco enojada con el por aquello. Tu: mmm…sabes, no he oído hablar de el desde que cait me contó lo de su vecina.-Comente- Ryan: Tatiana.-contesto- sip…ahora es la novia. Tu: ósea que va enserio…-el asintió- ¿Mas enserio que con cait? Ryan: -Suspiro- Me temo que si. -dijo- chaz arruino las cosas con cait, es mi amigo y todo pero hasta yo le quise dar un golpe…bueno, le di un golpe.-se corrigió- Cuando me entere, cait no se lo merecía. Tu: No, claro que no. Pero tranquilo que ella esta saliendo con un amigo Mio…ale. –Ryan frunció el ceño- Ryan: ¿El no estaba saliendo con la rubia que a mi me gustaba? -cuestiono- Tu: -Rodee los ojos- Ryan, a ti te gustan todas. yessica, la rubia de la que hablas se llama yessica, y si salían pero bueno…Haci son las relaciones.-concluí, la verdad no quería explicarle toda la historia que hubo en medio. Supongo que también es algo que solo les incumbe a cait, ale y yessi- Ryan: A mi no me gustan todas…-dijo haciéndose el ofendido- Tu no me gustas, candela y lali no me gustan…am –se quedo pensado- Bueno…Tatiana no me gusta. Tu: -reí- Ryan… lali, candela y yo somos tus primas, y Tatiana…bueno, es la novia de chaz. Ryan: exacto -asintió- Las novias de los amigos son intocables. Además no es por nada pero no me cae del todo bien Tatiana. Tu: ¿Por que? Ryan: No hizo nada…bueno, a excepción de ser la tercera en la relación de cait y chaz pero, bueno en parte tubo la culpa chaz.-negó con la cabeza como si se estuviera yendo de tema- Simplemente no me agrada que pase tanto tiempo con chaz… Tu: Pero es la novia…eso es lo que hacen los novios.  Ryan: No, solo eso no…también se besan, tienen sex…-Lo interrumpí- Tu: ¡Ryan¡ -Lo regañe- Ya se lo que hacen los novios, solo te lo decía a ti. Suenas como… Ryan: Si lo se…-me interrumpió- Sueno como una maldita novia celosa. -Refunfuño- Pero es que con Chris en Londres y cait en ________(tupais), chaz es el único de mis mejores amigos que queda, pero esta tanto tiempo con Tatiana que de vez en cuando lo veo… El no había nombrado a Justin, había nombrado a cait, Chris y chaz pero no a Justin, como si el nunca hubiese sido uno de sus mejores amigos. Entonces recordé que aun estaban peleados por aquel cumpleaños sorpresa fallido en el que Justin se fue con Selena…pero por mucho que quisiera no podía culpar a Selena por aquel hecho, Justin me había dicho que fue idea, que el había querido irse. ¿Qué le pasaba por la cabeza a Justin en ese momento.? Para dejar a sus amigos solo por un viaje…¿Qué se le cruzaba en la mente?. Yo estaba haciendo este viaje porque estaba perdida, porque no sabía que quería o que rumbo tomar. Pero yo no era la única, Justin también lo estaba. Había estado tan concentrada en mi que no había notado los pequeños cambios de Justin, su ropa, su forma de comportarse, algunos gestos, sus nuevos amigos, hasta a veces sus palabras. claro, todo aquello era parte del crecimiento, el crecimiento que tanto yo como el y tantos artistas adolescentes mas experimentamos, pero también había un gran riesgo de perderse en el proceso. Tal vez Justin se estaba perdiendo, tal vez el también debería encontrar su camino. Ryan: ________(tn)..-Dijo moviendo su mano delante de mi- He, He¡ ¿Me escuchas? -cuestiono- Tu: mm…? ha si…te escucho. Ryan: Pues no parecía.-Murmuro- 1 Hora después… La tormenta se había desatado afuera de la casa Butler. Pero los truenos y el ruido de las gotas de lluvia habían sido opacados por las risas de Ryan y mías… Ryan se había cansado de tomar simples bebidas, Haci que ahora iba por su primer lata de cerveza, y yo…bueno, yo seguía con mi Pepsi. Y aunque ninguno de los dos estaba borracho ni nada por el estilo era imposible no reírnos entre los dos. Estábamos sentados en el sillón mientras mirábamos una película cómica que habíamos encontrado ya empezada.  Y además de todo, las protestas de Ryan porque tenia hambre habían empezado… Tu: ¡Ya cállate¡ -Dije entre risas mientras le lanzaba un almohadón, aunque el estaba apenas centímetros de mi, Haci que no le causo alto impacto- Ryan: ¡Es que tengo hambre¡ -se volvió a quejar- Voy a pedir pizza.-dijo con una sonrisa de niño-  Tu: ¡Ryan¡ -Me queje- Son las…-mire el reloj- ¡Son las 3 de la madrugada¡  Ryan: Bebé, no se en donde vives tu pero aquí hay una pizzería abierta las 24 horas. Además…tiene sus beneficios ser el mejor cliente.-me guiño el ojo y se levanto para tomar el teléfono- Tu: Me pregunto cuantas pizzas has pedido para ser el mejor cliente.-comente- El estuvo apunto de decir alguno de sus divertidos comentarios cuando el timbre sonó. Yo fruncí el ceño, no estaba muy segura de que sucedía hoy con las visitas a media noche. Por otro lado Ryan bajo el teléfono. Ryan: vaya, estos tipos son unos genios. Trajeron la pizza incluso antes de que yo la pidiera.-sonrío- Tu: Rayn…-sonreí ante una idea- ¿Recuerdas el juego de la puerta? –El sonrío ante el recuerdo- Ninguno de los dos dijo nada, y como si volviéramos ha ser niños otra vez ambos corrimos hacia la puerta para ganarle al otro.  Afortunadamente yo estaba mas cerca que Ryan, pero en el ultimo momento cuando mi mano estaba por tocar el picaporte el me empujo y abrió la puerta. Antes de mirar quien estaba del otro lado me dedico una sonrisa triunfal y luego me saco la lengua como un autentico niño. Yo simplemente me cruce de brazos, y lo vi mirar hacia delante, la cara de Ryan inmediatamente se volvió una expresión de asombro y sorpresa. Haci que me moví a su lado para ver a aquella persona parada del otro lado.
Estaba empapado de pies a cabeza, con un piloto marrón al estilo londinense igual de mojado aun mas mojado y traía una maleta detrás suyo, aun Haci le sonreía a Ryan con confianza, como lo hacían los amigos después de no verse por mucho tiempo. Luego, la mirada de Christian se poso en mi, se vio ligeramente sorprendido antes de sonreírme a mi también…tenia la misma sonrisa que cait. Aunque era raro pensar en este Christian como el hermano pequeño de cait, quesito claramente había crecido, tenia el digno aspecto de un adolescente maduro, inteligente y divertido.  Tu: ¿Christian? –Cuestione con incredulidad-  Christian: Sip, ese mismo que ahora esta parado mojándose mientras ustedes lo miran.-asintió- ¿Puedo pasar o me dejaran mojándome como un pobre cachorrito? –Cuestiono inclinando levemente la cabeza, sin borrar su sonrisa- Ryan y yo nos apartamos de la puerta, el entro y dejo su maleta a un lado y se saco al segundo su piloto marrón que lo había protegido de la inminente tormenta. Ryan: ¡Chris¡ -Lo abraso como si recién se hubiese dado cuenta de quien era- vaya…¿Qué sucede hoy con las visitas a la madrugada? creo que las personas están perdiendo la costumbre de avisar cuando vienen a visitarte….¿Que haces aquí? ¿Acaso no estabas en Londres? Chris: si, Ryan. -comento poniendo una mano en el hombro de mi primo-  Me tele-trasporte desde Londres. Ryan: ¿Enserio? –Cuestiono estúpidamente, y mi mano no resistió el impulso de golpear su nuca- ¡Auch¡ -dijo acariciándose el lugar en donde mi mano lo había golpeado- ¿Qué fue eso? Tu: Un golpe…Dios Ryan deja de hacer preguntas estupidas.-Christian y yo reímos, un segundo después me acerque a el para abrasarlo en forma de saludo, el cual el correspondió con calidez- No sabia que ibas a venir, ardilla.-el río- Chris: Yo tampoco sabia que estarías aquí.-Nos separamos- Creí que Ryan estaría solo, o como mucho con chaz.-Comento- Ryan: ¿Cómo * o como mucho con chaz*? –Dijo indignado- ¿Qué tal si estaba con una chica? Chris: Si claro, como si tu madre te dejara traer chicas a casa.-Dijo rodeando los ojos- ¿Hace cuanto estas aquí? –Me pregunto esta vez a mi- Tu: mmm…-pensé- Hace aproximadamente dos o tres horas.-Dije divertida, y el me miro sorprendido- SIP, mi maleta siguen ahí.-señale- Ryan: Es verdad -Intervino- Y ella tampoco aviso que vendría. ¿Para que demonios tienen celulares si no es para comunicarse? Chris: -se hundió de hombros- Siendo sincero, yo ni siquiera sabia que iba a terminar aquí cuando me subí al avión.-comento- Tu: -me sorprendí- ¿Que? ¿Tu también? Chris: -frunció el ceño- ¿Yo también, que? Tu: Nada, nada…-negué con la cabeza- Continua. Chris: Bueno, decidí tomarme un descanso de mis estudios en Londres y quise visitar a mis padres…-frunció el ceño- Haci que tome un vuelo esperando sorprenderlos cuando llegara a casa. Ryan: ¿Y que paso? ¿Te echaron? –Esta vez fue Christian quien lo golpeo en la cabeza levemente- Auch…saben, ustedes dos me van a lastimar.-Se quejo- Chris: No idiota, no me echaron. Simplemente no estaban en casa, trate de buscar la llave de repuesto abajo del tapete pero no estaba.-frunció el ceño- Y no había manera de entrar a la casa sin hacer sonar la alarma. Y como estaba lloviendo y tu casa me quedaba mas cerca que la de chaz decidí venir a verte.-Dijo- Disculpa si no se me ocurrió llamarte en medio de la lluvia y contarte todo esto…-concluyo- Ryan: Vaya, y yo que creía que preferiste quedarte conmigo antes que con tus padres…-Se hizo el dolido- Que decepción. –hizo una pausa y luego nos abraso a Christian y a mi por los hombros, yo a la izquierda y Christian a la derecha con Ryan en el medio- Y yo que creía que estaría solo estas semanas.-Comento-Lo único que falta es que venga cait con una loca historia de porque se fue de ________(tupais) y vino a parar acá. Mi casa se es convirtiendo en un refugio para viajeros sorpresa. -.-.-.-..-.-.-..-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.--..-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.--.HOLA HERMOSAS CRIATURAS…bien, hace bastante que no subo lo se U.U …han pasado muchas cosas…malas, y otras no tanto. Pero estoy bien :D aunque…sin Internet y me robaron el celular….¬¬ larga historia….que ahora no quiero recordar. la cosa es que…no tengo Internet hasta…que mi mama decida volver a poner la línea, y por como van las cosas yo creo hasta fin de año me quedo Haci -.-` Sobrevivo robandole el wifi al vecino –dios bendice a esa buena persona que aun desconozco -.-`- por la tablet –me regalaron una para el día del niño- pero por ahí no se porque las imágenes de los capis no se cargan…¡y yo quiero que los capis salgan con imágenes¡ -cara caprichosa- Haci que tenia dos opciones: 1) no subir caps hasta tener Internet. y 2) darle los capis a mi mejor amiga para que ella los publique…¿Cuál le gusto mas…?  Haci que ahora UN APLAUSO PARA PILAR QUE ES LA QUE PUBRICO ESTA MARATON.¡¡¡. PD: se que vas a leer esto antes que todas…tep amop.  Cap.130: “El viendo de Londres nos trajo un nuevo compañero de viaje” 4/4 PD: Respondo los comentarios en los próximos capis.

Cap.129: “siempre estaré aquí cuando quieras escapar del mundo” 3/4


Me di la vuelta quedándome con aquella imagen feliz de ella, contenta conmigo misma porque de alguna manera sentía que había hecho algo por ella. Había cambiado en algo la vida de aquella triste niña del baño…ahora era el momento de cambiar mi vida.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-..-.--..-



[Llega un momento en la vida donde necesitas detenerte, ver dónde estás, y mirar hacia dónde quieres ir] Cuando subí al taxi no estaba segura de que dirección le daría al taxista. Pero las palabras se escaparon de mis labios como si algo me obligase a decirlas… Haci que el taxi arranco, arranco conmigo adentro. Mientras tanto, cada músculo de mi cuerpo temblaba, Haci que solo trate de concentrarme en encender mi celular y ver los dos únicos mensajes que tenia… Justin…“No se a donde vas, ni cuanto durara el viaje pero…avísame cuando llegues. No importa la hora que sea…Te amo” Cerré los ojos, tratando de ignorar aquello último y seguí con el otro mensaje. Robert…“avísame donde estas cuando llegues. Dios…Ali se pondrá como loca cuando se de cuenta. Cuídate, pequeña.” Una sonrisa se me escapo al leer el mensaje de Robert, y prometiéndome a contestar después simplemente guarde el celular en mi bolso y mire las calles pasar frente a mi. No pude evitar que una lágrima cayera por mi mejilla, al mismo tiempo que una gota de lluvia caía por la ventana…
Lloraba, lloraba los recuerdos, lloraba ver aquellas calles, lloraba al recordar juegos, bromas, personas…lloraba al recordar a una niña de ojos soñadores correr por el patio de su primo. Ajena a los problemas…Ajena a cualquier problema.



Entonces el taxi se detuvo, frente a esa casa, frente a ese patio…y derepente sentí que no tenía el valor suficiente para seguir…

Me reí de mi misma. Hasta cuando estuve en el aeropuerto despidiéndome de clary había tenido una oportunidad de volver…pero no ahora, no ahora que estaba frente a esa casa.

Volví a reaccionar cuando la puerta del taxi se abrió y el gentil hombre ya había bajado mi maleta del maletero.

Cuando le pague al taxista, aun sin despegar mi mirada de aquella casa, lo escuche decir…

- Que tengo un buen viaje señorita…espero que encuentre lo que busca -Dijo y luego se fue.-



No parecía haber nada oculto en sus palabras, y aun Haci yo sentía que si. ¿Cómo sabia el que estaba de viaje?...y entonces una pequeña voz en mi cabeza me recordó que el me había traído desde el aeropuerto, y que yo llevaba una maleta. Y que probablemente el conocía a muchas personas de Atlanta, y era demasiado obvio que yo no era de ahí…



Derepente me encontré en aquella calle sola. Parada en el jardín de esa casa. El frío de la noche y la luz de la luna iluminando tal vez aun mas que los mismos faroles de la cuadra. 

Entonces respire hondo y agarre fuerte mi maleta y la arrastre hasta la puerta de la casa….

El patio había cambiado, no del todo, pero había algunos adornos nuevos, y aun Haci ese seguía siendo el patio en el que corría mientras mis hermanos me perseguían cada vez que la familia se reunía por algún festejo.

Había solo un auto estacionado en la puerta del garaje, como si alguien lo hubiese preparado para salir, pero no lo creo…era demasiado tarde.

Tu: Dios…-Suspire- ¿Qué estoy haciendo aquí? –Dije para mi misma-



No podía caer en esta casa derepente, sin siquiera haber avisado. Entonces mire al cielo y otra vez sentí algunas gotas caer…

Tu: Es aquí a donde querías que viniera ¿No?...-pregunte mirando las estrellas- 



Suspire otra vez y sin pensarlo, porque sabia que si lo pensaba no lo aria, toque el botón del timbre…



Solo algunas luces de la casa se veían prendidas, pero no podía ver que pasaba adentro gracias a las cortinas. Pero me sorprendí al no ver las manos de clara correr las cortinas y mirar quien estaba parado en su puerta…al menos eso recordaba que eso era lo que tía clara hacia.

Y antes de que pudiera recordar alguna otra cosa sobre mis tíos, escuche los pasos acercándose a la puerta. Sin ninguna voz que le ordenara a otra abrirla, o algún tipo de corrida hacia ella…



Entonces ahí estaba. Un chico de mi misma edad y estatura, tal vez un poco mas alto, con el pelo ruido ahora rapado y con ojos azules… abrió la puerta. Y yo me congele en mi lugar sin saber que decir.

Tu: hola, Ryan.-sonreí nerviosa-



Sus ojos se ampliaron. Y su mandíbula, literalmente, cayó. Después de que dijera mi nombre, más para si mismo que para mi, sucedió algo que no esperaba.

Bueno, no sabia que era lo esperaba, pero sin duda no era eso…

En el medio del silencio de la noche un grito que se escapo de mi garganta y luego fue acompañado por mi risa hizo eco en la calle. Justo cuando Ryan abraso mi cintura y me levanto del suelo con una enorme sonrisa en su rostro. 

Yo solo reí, reí porque era todo lo podía hacer, porque era todo lo que quería hacer. 



Ryan: ¡ ________(tn)¡ ¡Pequeña¡ ¡¿Qué haces aquí?¡ -Dijo con sorpresa sin soltarme-



Me había olvidado. Lo había olvidado, había olvidado como era estar con la familia, como te trataba la familia. Hacia tanto tiempo que no había estado entre familia que había olvidado como te trataba la familia, como reaccionaban cuando pasaban tanto tiempo sin verte….pero acá estaba, al menos, con una pequeña parte de mi familia. Ryan Butler.

Tu: jaja ¡Ya Ryan, bájame¡ -dije entre risas-





El me bajo, mis zapatos tocaron el suelo y por fin pude mirarlo a los ojos, sorprendentemente, estaban alegres. Pero entonces recordé, ¿Cuando los ojos de Ryan no estaban alegres?.

Su sonrisa se mantuvo y sus brazos no se separaron de mi, abrasándome parcialmente mientras me miraba como si no pudiese entender que hacia yo ahí…

Ryan: ¿Qué haces aquí? –Pregunto, pero en tono alegre- No me avisaste ni nada…-sonrío, y me di cuenta que su voz había cambiado.- ¿Y porque no hay una multitud atrás tuyo sacándote fotos? -reí-

Tu: Digamos que…nadie sabe que estoy aquí.-reí nerviosa-

Ryan: -Sus cejas se alzaron con sorpresa, mas su sonrisa seguía ahí…siempre seguía ahí- Ho, pequeña. ¿En que te has metido? –Me dijo en tono travieso-



Yo solo reí. Y lo mire un momento…si, ese era Ryan, mi primo, el mismo Ryan con el que jugaba en el patio, el mismo Ryan que me hacia reír con sus tonterías, el que se metía en líos y me arrastraba con el. Al que seguía sabiendo que haría alguna travesura solo por pura diversión. El Ryan que siempre coqueteaba con mis amigas…era Ryan, el chico que reía de todo, reía porque *Es mejor llorar que reír.* 

Tu: Guau….has crecido.-dije derepente. El con una pequeña carcajada me soltó y me miro-

Ryan: ¿Viste?...-Dio una vuelta sobre sus talones como si fuera un modelo luciendo su atuendo- estoy mas sexi que antes.-presumió-

Tu: Se supone que tu dijeras. *tu también estas mas grande y linda*

Ryan: -Se hundió de hombros- Esta bien, para que no te sientas menos…-Me miro- Te creció el pelo mas que antes.-sonrío-



Yo no pude evitar reír otra vez.

Tu: ay Ryan. No has madurado para nada.-sonreí-

Ryan: nha…madurar es para fruta y…bueno, ya me viste, yo soy un chico sexy, no fruta.-sonrío- Ahora, hablando enserio, si…estas mas linda, pequeña. Pero…¿Por qué no me avisaste que venias? hubiera preparado algo. 

Tu: bueno, siéndote sincera…-Hice una pausa- Yo tampoco sabia que iba a venir…-El me miro como si hubiese enloquecido- ¿Que?.-dije- 

Ryan: -negó con la cabeza- No entiendo nada pero…-miro a su alrededor- ¿Qué hacemos aun aquí afuera? -pregunto- vamos adentro y me explicas.-me jalo, literalmente, hacia adentro-



Cuando entre a la casa, y Ryan cerraba la puerta detrás de él. Yo me fije si todo estaba como lo recordaba…si, los muebles seguían en su lugar. Solo los colores habían cambiado, y tal vez algún que otro adorno. 

Las busque…busque aquellas fotos familiares que yacían en los muebles cerca de la entrada y colgados en la pared de la escaleras y me sorprendí al ver que cada uno seguía ahí. Intacto sin siquiera una pizca de polvo, señal de que mi tía clara seguía siendo igual de minuciosa en su limpieza.

Las mayoría de las fotos eran de Ryan, de pequeño, en la escuela, disfrazado, en cumpleaños, cuando era bebe…pero también había otras, una foto que amaba, era la que estaba Ryan, Joaquín y Benjamin cerca de una piscina una tarde de verano. También había otra de Ryan y su mama, también con su papa y…la última que estaba al final del mueble era una de Ryan y Justin con el equipo de jockey, cuando aun el papa de Ryan los entrenaba a ambos. La foto estaba casi atrás de las demás, como si no hubiesen tenido el valor para sacarla, pero tampoco para que se mostrara a simple vista.

Y apartando la imagen de esos dos niños, busque con mi mirada entre las fotos que estaban colgadas en la pared…mi foto. Y ahí estaba, yo sentada en una playa con un pañuelo que mama me había puesto, y muy al fondo se podían ver a mis hermanos jugando en la playa, antes de que candela naciera. En la foto no salía particularmente sonriendo, mas bien mi ceño estaba fruncido por la luz del sol que me daba en la cara, y el pañuelo que llevaba en la cabeza no era precisamente lindo, pero por alguna razón siempre que la miraba me acordaba de ni. De esa niña, y me hacia sentir un repentino orgullo mirar esa foto colgada en la pared, porque era un recuerdo Mio, una señal de que no me olvidaban, de que esa pequeña con sueños, permanecía intacta al menos en esa foto.



Una calida mano se poso en mi hombro, y supe que Ryan estaba detrás Mio.

Ryan: admirándote cuando tenías 7 años…-Dijo con una sonrisa-



Gire mi cabeza solo un poco, el tenia la misma expresión de relajado de siempre. Con una de sus manos en su bolsillo y la otra en mi hombro, sus ojos claros fijos en mi foto.

Tu: -reí levemente- Oye…-susurre- Ahora que lo pienso…¿Dónde están mis tíos que no me reciben con un abraso?-bromee mientras me daba vuelta, ahora del todo, y lo miraba-

Ryan: -bufo- Esos ingratos…-se dio vuelta y camino hacia el living, conmigo detrás de el- ¿Puedes creer que decidieron festejar su…? bueno no me acuerdo que numero pero uno de sus tantos aniversarios yéndose a un crucero? ¿Y dejando a su pobre hijo solo? ¿Puedes creerlo? –dijo con una mano en su pecho, claramente dramatizando-

Tu: jajajaja…no puedo creerlo.-Me reí con ganas-

Ryan: ¿Viste? yo tampoco…-dijo haciendo una mueca- ¿Cómo pueden…? 

Tu: No, no…-dije interrumpiéndolo mientras negaba con la cabeza- Lo que no puedo creer es que te hayan dejado solo a ti, en esta casa. –me volví a reír, pero pare cuando me miro mal- ¿Qué…? vamos…¿No me dirás que no se te ocurrió hacer alguna fiesta o algo…? –me interrumpió-

Ryan: ¡Por supuesto que si¡ -levanto sus brazos un poco- Claro que lo pensé…-hizo una pausa recordando- Hasta que mama les advirtió a las viejas chismosas de las vecinas que si llegaba ha hacer una fiesta y/o –dijo recitando las palabras de su madre, seguro- Traiga alguna chica a esta casa la llamaran y le avisaran…-hizo una pausa- Y entonces ella me amenazo y me dijo que si eso llegaba a pasar ella misma se bajaría del crucero, vendría hasta aquí y por mucho que le doliera no tener nietos me castraría.-dijo con temblor en su voz eso ultimo-

Tu: -me reí otra vez- No creo que hablara enserio Ryan.-dije poniéndole una mano en su hombro para que se relajara-

Ryan: ja –río sin humor- Tu porque no la viste sostener un cuchillo para cortar carne mientras me lo decía.-hizo una pausa- Bueno, y cortando carne con el también.-Agrego-

Tu: Pobrecito Ryan.-dije haciendo un puchero fingido- Ahora no puedes hacer una fiesta ni traer a chicas.

Ryan: Mala…-dijo mirándome- ¿Y sabes lo que también hicieron los malos de tus tíos? –parecía un niño quejándose. Yo solo Negué con la cabeza para que siguiera- ¡No me dejaron comida¡ -se quejo abriendo mas los ojos azules-

Tu: No –dije ahora seria- Esa si que no me la creo, Ryan. Tía clara nunca aria eso.-replique-

Ryan: ¡Enserio¡ ¡fíjate tu misma¡ -me señalo hacia la cocina-



Indecisa camine hacia la cocina, enserio no creía que mi Tía clara lo haya dejado sin comida. Haci que camine hacia la cocina y abrí una de las lacenas y…

Tu: ¡Ryan¡ tonto Exagerado.-me queje dándome vuelta- ¡Aquí si hay comida¡ 

Ryan: No.-dijo caminado hacia ami- Ahí hay cosas para preparar la comida. Y yo solo se comer la comida. No prepararla.-Agacho la cabeza viéndose genuinamente triste- 

Tu: Ho Ryan.-me acerque a el con una sonrisa- Pero… ¿Qué esperabas? ¿Qué tu mama te preparara comida para….? –Hice una pausa- ¿Cuánto tiempo se fueron? 

Ryan: Un mes…

Tu: Bueno…¿Esperaba que te prepara comida para un mes? ¡La comida ni siquiera se hubiera conservado¡ 

Ryan: Eso es lo que dijo ella…-dijo hundiéndose de hombros- Ahora creo que la pizzería va a poner una foto en mi honor como cliente honorario.-me volví a reír- ¿Que?...enserio.-insistió con una sonrisa- ahora, dejando de lado el abandono de mis padres. Cuéntame….¿Cuanto tiempo te quedaras?-hizo una pausa- Porque te quedaras aquí ¿No?.

Tu: Bueno…si tu me dejabas, si.-El me miro como si fuese una tonta- ¿Que?

Ryan: ________(tn)…yo no te dejo que te quedes …yo quiero que te quedes aquí. ¿Cómo se te ocurre siquiera preguntarlo? –me hundí de hombros-

Tu: No lo se…últimamente me he sentido tan rara que no se si soy muy buena compañía. –suspire, y no pude evitar que las palabras salieran- Me he sentido tan sola que pensé que en este viaje también lo estaría.-Murmure-



Ryan me miro, y sus ojos ahora brillaban de manera tierna mientras una sonrisa de costado, algo tímida, aparecía en su rostro.

Ryan: Sabes que siempre estaré aquí cuando quieras escapar del mundo.-Dijo serio, pero sin perder esa alegría natural en el-

-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.--..-.-.-.-.-.-.-.-.-.--..-.-.-.-.-.-.-.-.--..-.-.-.-.-







Cap.129: “siempre estaré aquí cuando quieras escapar del mundo” 3/4

domingo, 13 de octubre de 2013

Cap.128: “Hay dos niñas, ellas perdieron su rumbo, buscando a alguien con quien jugar.” 2/4


Tu: -negué con las cabeza- sabes…tienes razón. Últimamente me he sentido Haci.-sonreí- estoy perdida. Estoy tratando de encontrar mi lugar en el mundo. Estoy tratando de encontrarme.
Clary: espero que lo encuentres…-sonrío- espero que te encuentres.
Tu: yo también espero que tú puedas hacerlo…
-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.






[Conozco un lugar a donde podríamos ir y nunca más sentirnos alejadas a nuestra suerte…Podríamos construir castillos de arena. Yo seré la reina, tú serás la princesa] 

[-¿Ves a esa chica? -Sí…¿Qué le paso? -Ha estado en una guerra. -Oh, ¿y ganó? -El tiempo lo dirá. -¿Contra quien peleo? -Contra sí misma.]



Afortunadamente clary y yo salimos justo a tiempo del baño para tomar nuestro vuelo hacia Atlanta. En estos vuelos no había primera clase, y aunque los hubiera no habría comprado uno, llamaría demasiado la atención. Pero por suerte clary había podido convencer, con una dulce sonrisa, a la mujer que se sentaba a mi lado diciéndole que yo era su hermana mayor y que la aerolínea había cometido un error al ponerlos separadas…

Clary era mucho más inteligente y fuerte de lo que aparentaba.

El avión aun no había despegado, y yo observaba la ventanilla que estaba del lado de clary. El cielo estaba bastante oscuro, y el viaje no duraría más de dos horas y media. Llegaríamos a Atlanta a la 1 de la madrugada.

Aun no podía creer que había llegado al aeropuerto, o que ya estaba sentada en el avión. De hecho, lo que realmente no podía creer era que había tenido el suficiente valor para besar a Justin, decirle que lo amo y aun Haci seguir en pie con esto…

Tu: Si que me estas ayudando, hermanito.-Dije en un suspiro bajo miando hacia el techo del avión, como si alguna ventana al cielo dejara llegar mis palabras de gratitud hacia Benjamin-
Clary: ¿Que? -cuestiono- No te escuche.
Tu: Ho nada, simplemente, hablaba sola.

Clary parecía una niña tan diferente a la triste criatura que había encontrado sentada sobre los lavados. Sus ojos ahora brillaban, su cabello ya no ocultaba su rostro, aunque seguía suelto, y estaba ligeramente más risueña que antes.
Clary: Le pedí a dios que las cosa cambiaran. -comenzó- Que en este viaje todo cambiara para bien. Y el cumplió –me miro- mira, ni en mis mas grandes sueños pensé viajar con mi idola en un avión a ver a mi papa y a mi hermano…-dijo con cariño- tengo miedo de dormir.-murmuro-
Tu: ¿Por que? –Fruncí el ceño-
Clary: Porque…no quiero despertar.
Tu: -sonreí- Ven…-Quite mis manos de mi regazo- Te prometo que cuando despiertes yo seguiré aquí.

Ella sonrío, como una pequeña niña le sonríe a su madre cuando le da algún mimo, y ella se inclino hacia mí y apoyo su cabeza en mi pecho…

La mire por unos minutos antes de que el avión despegara. Uno de mis brazos la abrasaba, mientras el otro permanecía apoyado en el posa brazo. 
Ella era muy dulce, pero aun Haci era muy triste. Y de alguna manera me sentí identificada con ella…ambas éramos niñas rotas, buscando nuestro lugar en el mundo.
Tu: Hay una niña, ella perdió su rumbo, buscando a alguien con quien jugar
Hay una chica en la ventana, las lágrimas bajan por su rostro
Somos apenas niñas perdidas tratando de encontrar una amiga
Tratando de encontrar nuestro camino de vuelta a casa –cante entre susurros, pero clary abrió sus ojos y escucho atenta su canto sin moverse de donde estaba- 

No sabemos a donde ir, así que me perderé contigo
Nunca nos separaremos, porque encajamos juntas como
Dos piezas de un corazón roto -continúe-

Conozco un lugar a donde podríamos ir y nunca más sentirnos alejadas a nuestra suerte
Podríamos construir castillos de arena
Yo seré la reina, tú serás la princesa
Somos apenas niñas perdidas tratando de encontrar una amiga
Tratando de encontrar nuestro camino de vuelta a casa

Entonces la mire mientras una de mis manos acariciaba ligeramente su cabello, y al mover uno de los lacios cabellos su cuello quedo al descubierto, y allí una marca, parecida a un rasguño se extendía hacia más abajo, pero no sabía exactamente cuanto. Perecía como si alguien la hubiese golpeado con un cinturón…y el solo pensamiento me daban ganas de llorar.
Pero no pude seguir viendo, porque ella puso su mano en su cuello y cubrió la marca…no había notado que una lagrima se le había escapado, pero yo no dije nada, y ella solo pidió…
Clary: Sigue cantando…Por favor.

Y Haci lo hice, seguí contando, por ella, por una de mis princesas…

tu: No sabemos a donde ir, así que me perderé contigo
Nunca nos separaremos, porque encajamos juntas como
Encajamos juntos como, Dos piezas de un corazón roto

Ahora puedo recostar mi cabeza y dormir
Oh, pero no me gusta dormir para ver mis sueños 
Encerrados, lejos de cumplirse...

Hay una niña, ella perdió su rumbo, buscando a alguien con quien jugar

No sabemos a donde ir, así que me perderé contigo
Nunca nos separaremos, porque encajamos juntas como
Encajamos juntos como, Dos piezas de un corazón roto

Hay dos niñas, ellas perdieron su rumbo, buscando a alguien con quien jugar.

Ella cerró sus ojos, pensé que se había quedado dormida, pero antes de hacerlo, pregunto…
Clary: ¿Te han roto el corazón? -susurro-
Tu: -asentí- Si.-conteste-
Clary: A mi también.-respondió-

Y entonces la pequeña niña de mirada triste que encontré sola sentada en los lavados se durmió en mi regazo.

Una hora después…

Una hora después clary seguía dormida, en la misma posición, y a mi no me molestaba. 
Yo no podía parar de observarla y de preguntarme como había sido su vida, como había sido vivir con su madre y su nuevo marido que la llevo a tomar esta decisión tan drástica. Porque definitivamente huir de casa, y huir de tu madre era una decisión drástica.

La mujer con la que habíamos cambiado el asiento en una ocasión nos miro desde su lugar y nos sonrío con ternura, ella creía que clary era mi hermana, y a decir verdad cualquiera lo creería, hasta yo me lo empezaba a creer.

Entonces recordé a candela, candela tenia la misma edad que clary, tan vez por poco meses mayor. Pero sin duda eran totalmente distintitas….
Candela era el tipo de chica que entraba a un lugar y acaparaba todas las miradas, que aunque no tuviera un cuerpo de una chica mayor ella con su mirada penetrante sabia como lograr que las miradas se concentraran en ella, candela no era una chica que pasaba de ser percibida. Clary si, clary de hecho, era el tipo de chica que entraba a un lugar con la cabeza agachada para que nadie la mirase demasiado, para no llamar la atención. Clary era la clase de chica que dejaba su pelo suelto porque simplemente no tenia tiempo para peinárselo y porque quería ocultar su rostro tras el, y no para que a otros le llamara la atención.
No importaba cuan triste candela pudiera estar, o cuanto la puedan lastimar, ella hasta el ultimo momento te miraría y te desafiaría con la mirada, ella no agacharía su cabeza, ella la mantendría en alto y usaría su arma de defensa…la indiferencia. Había conocido a mi hermana lo suficiente para darme cuenta de que la indiferencia era su arma de protección, podías tratarla mal y ella se mostraría indiferente, ajena a tus opiniones, a los problemas a su alrededor, encerrándose en aquella pequeña burbuja.
Me pregunte cual seria el arma de defensa de clary, si tenia una. No la conocía lo suficiente para saberlo, yo misma no me conocía lo suficiente para saber la mía…¿Cuál era? ¿Fingir estar bien? no, esa no podía ser mi arma de defensa. Un arma de defensa es algo que te protege, como la misma palabra dice, que te defiende. Y fingir estar bien no me había protegido. Me había terminado de destruir…

Talvez clary y yo seamos mas parecidas de lo que creía, tal vez ninguna tuviera un arma de defensa y necesitábamos escapar para salvarnos a nosotras mismas.

Clary bostezo, y derepente se acomodo en su asiento. Sentí un extraño frío en mi regazo…
Tu: ¿Ya no tienes más sueño? –ella me miro-
Clary: No. ¿Tú no has dormido? –Negué con la cabeza- ¿Fue por mi…no te deje dormir o ronque? 
Tu: -Me reí- No, claro que no. parecías un pequeño ángel. Solo no tengo sueño.-sonreí-
Clary: ¿Cuánto falta? 
Tu: Una hora y treinta minutos…-ella hizo un pequeño puchero y yo reí- Sabes...pareces una chica totalmente distinta a la que vi por primera vez.
Clary: Me siento una chica totalmente distinta.-sonrío- Y Haci quiero que sea, que todo lo demás quede atrás.
Tu: Clary… ¿Te puedo hacer una pregunta? –ella se tenso pero asintió- ¿Esas…esas marcas que tienes en el cuello, son el motivo por el que te fuiste.?

Ella esquivo mi mirada, sus ojos ahora sorprendentemente parecían estar en un punto fijo, su mente y recuerdos en otro lado.
Y me arrepentí de haber preguntado.

Clary: ________(tn)… eres mi idola y te amo y admiro…pero, a veces, hay secretos que ni siquiera a tus propios sueños eres capaz de decir.-dijo con tristeza- Lo siento.
Tu: Tranquila, te entiendo. Después de todo yo tampoco te explique del todo porque me estoy yendo. Hay una frase que me gusta mucho que dice *Tu no lo sabes entender y yo no lo se explicar.* -le sonreí- Supongo que nos tomaremos el tiempo cada una para conocer a la otra…-Ella asintió y sonrío-
Clary: Pero…no creo que eso sea posible. Después de este vuelo ya no te veré.-Agacho la mirada-
Tu: -hice un puchero fingido- ¿Estas insinuando que no quieres verme mas?
Clary: Claro que no.-dijo de inmediato y después río- 
Tu: Atlanta no es tan grande…-Me quede pensando- Bueno, al menos no nos vamos de una punta a la otra. -sonreí- Mira, después de que bajemos de este avión me darás tu numero y podemos vernos mientras yo este aquí.-Ella sonrío entusiasmada.-
Clary: ¿Enserio? 
Tu: Enserio…
Clary: Trato hecho.-Festejo-

…Horas después

El viaje fue bastante corto después de que clary despertara, nos la pasamos hablando todo el rato…nada demasiado importante sobre los motivos por los cuales ambas decidimos huir, pero si de nosotras. Bueno, mas sobre ella ya que clary conocía mas de mi de lo que yo misma podía asegurar.

Cuando aterrizamos. Me sentí en un lugar completamente desconocido. Lo admito, estaba tan nerviosa de mis siguientes pasos, había sido mucho mas fácil planificar todo que llevarlo ha cabo.
Como si clary pudiera sentir lo mismo que yo tomo mi mano y le dio un pequeño apretón para darme ánimos al momento de bajar del avión.
En silencio buscamos nuestras maletas, le prometí quedarme con ella mientras llegaba su padre a buscarla.
Clary: Ahí esta.-Dijo feliz mantente mirando hacia la multitud-

Aunque el no nos veía, nosotras si podíamos verlos. El padre de clary se veía cansado, pero aun Haci una sonrisa había en su rostro, mientras un niño, seguramente mas pequeño que clary, estaba a su lado. Y una mujer rubia también estaba con ellos…

Clary: Ese es mi papa, el que esta al lado es mi hermano Nicolás -sonrío- Es un año mas pequeño que yo. Y esa es la novia de papa…
Tu: Ho…no sabia que tenia novia.
Clary: -Se hundió de hombros- Solo se que es ella, pero jamás la he tratado.-volvió a mirarla- Parece buena persona. –yo asentí- ¿Vienes conmigo?

Yo la mire por un momento, indecisa. No quería ser grosera con clary, ni que ella creyera que no quiero conocer a su familia, pero yo en lo único que podía pensar era en el siguiente rumbo que tomaría mi vida. Por otro lado, tampoco creo que al padre de clary le guste conocer a la desconocida que viajo con su hija todo el viaje y se viste como si estuviera tratando de esconder su rostro….aunque eso era.
Negué con la cabeza, y clary pareció entenderme. Ella me dio un beso en la mejilla, despidiéndose.
Clary: Este fue el mejor viaje de mi vida.-sonrío- Gracias.
Tu: Gracias a ti, por ser la mejor compañera de viaje.-Le sonreí- nos vemos, clary.-Ella asintió y con una sonrisa camino hacia su…familia-

Clary tenia una familia, ella camino hacia ella sin mirar atrás, abraso a su padre entre algunas lagrimas que se le escaparon, y el….el la abraso como un verdadero padre abrasa a su hija después de mucho extrañarla, como a mi nunca me abraso mi padre.
Esto se estaba volviendo mas difícil...Ahora me sentía tan indecisa como cuando estaba en mi habitación planeando toda esta locura. De alguna manera ahora si tenia que seguir sola, Justin me había acompañado de casa al aeropuerto; y clary de el aeropuerto hasta Atlanta y…ahora, tenia que seguir sola.

Me di la vuelta quedándome con aquella imagen feliz de ella, contenta conmigo misma porque de alguna manera sentía que había hecho algo por ella. Había cambiado en algo la vida de aquella triste niña del baño…ahora era el momento de cambiar mi vida.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-..-.--..-

HOLA HERMOSAS CRIATURAS…bien, hace bastante que no subo lo se U.U …han pasado muchas cosas…malas, y otras no tanto. Pero estoy bien :D aunque…sin Internet y me robaron el celular….¬¬ larga historia….que ahora no quiero recordar.

la cosa es que…no tengo Internet hasta…que mi mama decida volver a poner la línea, y por como van las cosas yo creo hasta fin de año me quedo Haci -.-`


Sobrevivo robandole el wifi al vecino –dios bendice a esa buena persona que aun desconozco -.-`- por la tablet –me regalaron una para el día del niño- pero por ahí no se porque las imágenes de los capis no se cargan…¡y yo quiero que los capis salgan con imágenes¡ -cara caprichosa- Haci que tenia dos opciones: 1) no subir caps hasta tener Internet. y 2) darle los capis a mi mejor amiga para que ella los publique…¿Cuál le gusto mas…? 

Haci que ahora UN APLAUSO PARA PILAR QUE ES LA QUE PUBRICO ESTA MARATON.¡¡¡.




Cap.128: “Hay dos niñas, ellas perdieron su rumbo, buscando a alguien con quien jugar.” 2/4

PD: Respondo los comentarios en los próximos capis.

Datos personales

Mi foto
[ARG].18 Años soñando y sigue la cuenta. Quizás algún día estalle en el mundo Y me convierta en pequeñas partículas Que habitaran en un cuerpo. Tal vez seré infinita, o simplemente me quedare hogareña. Podría haber hecho explotar todos los mares del mundo... Pero prefiero los tornados. Si dijeron que nunca sería suficiente, entonces seré magnifica. Es mejor que ser suficiente. Algo es seguro, cuando explote, te prometo que llenare el espacio de estrellas.